Buscar

Saquitos de calabacín y espinacas rellenos de queso ricotta y nueces

A menudo las verduras son lo que más nos aburre cocinar, innovar y a veces incluso incluirlas en nuestras dietas. Y aunque cada vez más las dietas basadas en verduras están ganando terreno, a veces cuesta buscar e innovar, hacer mezclas y encontrar platos deliciosos.


Estos saquitos de calabacín y espinacas son tan fáciles de hacer que te encantarán. Además, es un plato rápido de cocinar y que podrás innovar y variar tanto como quieras.



CÓMO HACER SAQUITOS DE CALABACÍN Y ESPINACAS, RELLENOS DE QUESO RICOTTA Y NUECES


Ingredientes que necesitas para un primer plato de 4 personas:

  • 250gr de hojas de espinacas frescas

  • 3 tomates maduros

  • 1 calabacín

  • Algunos tomates cherrys

  • 250gr de queso ricotta

  • Algunas nueces

  • 200ml de nata para cocinar

  • Básicos: pimienta molina, sal y aceite de oliva virgen extra




Vamos paso a paso:


Como te comentaba esta receta es muy sencilla. Lo primero que tienes que hacer es coger una sarten con tapa. A mi me encanta cocinar con las sartenes de wok, pero sirve cualquiera.

1. Vamos a añadir en la sarten una pisca de aceite de oliva virgen extra y las espinacas. Sazónalas un poco con sal. Para que las espinacas se hagan bien, añade medio vaso de agua y tapa la sarten para que las espinacas se vayan cocinando.


2. Mientras, corta el calabacín en laminas. Para que queden todas las laminas del mismo grosor lo ideal es cortar el calabacín con una mandolina. Sino tienes, no pasa nada, intenta cortar el calabacín en laminas finas y que todas seas más o menos del mismo grosor.

3. Cuando las espinacas ya estén casi cocidas, destapa la sarten y añade la nata para cocinar, el queso ricotta, las nueces y la pimienta negra molida.



4. Cuando tengas toda la mezcla cocinada y bien integrada, si crees que es necesario traspasa esta mezcla a un escurridor por unos segundos. A veces las espinacas sueltan mucha agua. No obstante, yo prefiero añadir la mezcla a un bol y ponerlo en el frigorífico. La mezcla al enfriarse se compacta más y queda perfecta.


5. Con los 3 tomates maduros, debes triturarlos, con piel incluida hasta que quede una especie de salsa de tomate. Pon este tomate en una sarten con aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta y fríelo. Este tomate te servirá como base para los saquitos y es el complemento perfecto.



6. Ahora nos toca montar el plato y hornearlo. Coge una fuente de cristal para hornear y añade la salsa de tomate en la base.


7. Cogiendo dos laminas de calabacín colócalas sobre la encimera en forma de cruz básica. Justo en medio, con la ayuda de una cuchara sopera, añade una bola de la mezcla de espinacas y queso. Y ahora solo te falta envolver esta masa, haciendo una especie de saquito. Coloca el saquito en la fuente para hornear. Para que aguanten perfectamente, coloca la parte con el cierre del saquito boca abajo.


8. Puedes añadir un poco queso para fundir, para gratinar o incluso un poco de bechamel por encima de los saquitos para gratinarlos un poco. Añade también algunos tomates cherrys para que se horneen también, están deliciosos y es un complemento genial.


9. Precalienta el horno a 200ºC durante 10 minutos y luego hornea los saquitos de calabacín a 180ºC durante 12 o 15minutos.

Y ya tienes listo tu plato de verduras y queso ricotta listo para comer. ¡Delicioso!


Puedes hacer este plato como primer plato y acompañarlo con un pescado, o un plato de pollo de segundo plato o puedes simplemente hacerlo como plato principal. Cuéntame en los comentarios como decides acompañarlo.



Recuerda innovar en tu receta, incluir otras verduras, otros quesos, más frutos secos… tu decides. Y espero que te guste y te salga un plato delicioso.

Si te ha gustado esta receta suscríbete en el blog para no perderte las próximas recetas.

¡Un abrazo y hasta mañana!


¡Suscríbete al blog para recibir

artículos y recetas gratuitas!