Buscar

Costillas a la Barbacoa ¡Receta perfecta!

Las costillas son salsa barbacoa son un clásico. Pero ¿sabes como cocinarlas para que queden jugosas, tiernas y con una salsa casera deliciosa? Te cuento la mejor receta, una que he ido mejorando cada vez que las cocino y que el resultado es delicioso.

Esta receta no es rápida, para que realmente te salgan unas costillas perfectas, lo mejor es que las cocines de un día para otro. Teniendo en cuenta que vas a utilizar varias horas el horno.

En esta receta te cuento como hacer unas costillas de cerdo a la barbacoa, añadiremos algunos acompañamientos refrescantes y distintos a lo habitual y vamos a hacer salsa barbacoa casera perfecta.



CÓMO HACER COSTILLAS A LA BARBACOA DELICIOSAS

Ingredientes básicos para 4 personas:

  • Costillas de cerdo enteras, unos 2kg.

  • Básicos: sal, pimienta negra, aceite de oliva virgen extra

  • Orégano, perejil o finas hierbas, al gusto.

Lo primero que vamos a hacer es cortar las costillas. Como queremos que el costillar se vea entero, lo mejor es pedir en la carnicería que nos corten a lo largo el costillar entero. Para que el costillar nos quede en dos partes.

Una vez en casa, corta en algunos trozos la pieza. La idea es que te queden piezas con unas 6-8 costillas.

Condimenta las piezas de carne con sal, pimienta, las hierbas aromáticas que hayas escogido y añade un poco de aceite de oliva por toda la pieza, sin pasarse.

Cada pieza envuélvela en film de aluminio. Acuérdate de que la parte brillante quede en el exterior.


Vamos añadir en una bandeja de horno todas nuestras piezas de carne, envueltas individualmente y vamos a cocinarlas durante 2,30 horas a 140ºC, por arriba y por abajo.

Mientras vamos a hacer la salsa barbacoa casera.




Ingredientes para la salsa barbacoa:


  • 500 gr de kétchup (Intenta comprar el que contenga una cantidad de tomate superior)

  • 30 gr de pimentón dulce o picante ¡Tú eliges!

  • 60gr de azúcar moreno

  • 100 ml de salsa de soja

  • Una pizca de sal

  • Un poco de orégano seco

  • Una pizca de pimienta negra

  • Una pizca de pimienta de cayena

  • 50 ml de coca cola normal

  • 1 cucharada sopera de miel


Coge todos los ingredientes y añádelos a un bol. No hace falta que lo batas con una batidora. Con una cuchara de madera ve mezclando todos los ingredientes hasta integrarlos todos. Tapa el bol con un film de plástico y deja la salsa reposar. Puedes guardarla en el frigorífico si quieres.

Este tipo de salsa la puedes usar para cocinar carnes, pollo… la puedes usar para tapas, aperitivos… ¡Esta deliciosa!



Una vez hayan pasado las 2 horas y media, saca las costillas del horno y déjalas enfriar en la encimera una media hora. Envueltas tal y como están.

Pasado este tiempo, desenvuelve cada pieza y úntalas por los dos lados con la salsa casera de barbacoa y vuelve a envolver cada pieza. ¡Todavía no hemos acabado de cocinarlas!

Una vez envueltas de nuevo, ponlas de nueva en la bandeja del horno y hornea 1 horas más a 180ºC por arriba y por abajo.

Una vez pasado este tiempo saca la bandeja del horno, y déjala enfriar un poco en la encimera. Después, desenvuelve cada pieza, úntalas de nuevo con salsa barbacoa por ambos lados, colócalas todas sin papel en una bandeja de hornear y tápala por completo a poder ser con un papel film.

Ahora toca dejar esta bandeja de hornear con las costillas para que repose con la salsa durante toda la noche, a poder ser entre 12 y 15 horas. Esto hará que las piezas absorban un poco más el sabor de la salsa y además se ablanden todavía más.

Al día siguiente cuando empieces a tener hambre y se acerque la hora del almuerzo, destapa la bandeja de hornear dónde tienes las costillas. Y hornéalas sin tapar durante 30 o 40 minutos a 180ºC por arriba y por abajo.




Este ultimo horneado hará que tus costillas creen una especie de corteza crujiente y deliciosa que combina perfecto con la jugosidad de las costillas.

Para servir las costillas puedes hacer muchos acompañamientos; ensaladas, patatas asadas… Las costillas a la barbacoa de por si son una comida pesada. Para mi lo mejor es acompañarlas con alguna fruta asada o verdura ligera.



En este caso vamos a utilizar algunas nectarinas y un calabacín para hacerlos a la parrilla, espolvoreando un poco de sal y finas hierbas. La nectarina aporta un toque dulce, a la vez que refrescante que combina perfectamente con las carnes asadas o con salsas.

Si no has probado nunca las nectarinas, los melocotones o incluso los albaricoques a la parrilla te lo recomiendo, están riquísimas y son muy versátiles. Se pueden usar en muchísimas recetas saladas.



Si sigues todos los pasos y dejas que se cocinen todo este tiempo a baja temperatura tendrás unas costillas tiernas, jugosas y deliciosas. Cuéntame que tal te han salido en los comentarios.


Si te ha gustado este post suscríbete al blog para no perderte las próximas recetas y estar al día de las novedades.


Cada día subo recetas, algunas más curiosas y que inspiran a innovar en la cocina, algunas que te hacen viajar a través de los alimentos y algunas simplemente deliciosas. ¡No te las pierdas!


¡Un abrazo y hasta la próxima!

¡Suscríbete al blog para recibir

artículos y recetas gratuitas!