Buscar

Crujiente Cheesecake vasca de arándanos

Creo que ya he mencionado muchas veces que las tartas de queso me apasionan. No importa si son hechas con horno, sin él, con frutas, con mermelada… ¡Todas son deliciosas!

Esta tarta de queso con una envoltura crujiente de hojaldre se convertirá en tu favorita.



Esta cheesecake vasca de arándanos es muy sencilla de hacer y realmente deliciosa.

Está inspirada en la región vasca de Francia, teniendo una corteza de hojaldre crujiente con un relleno cremoso de queso para hornear.

Una vez horneada, tiene un toque tostado en la parte superior con los arándanos dulces salpicando toda la tarta. Realmente, no se parece a ninguna tarta de queso que hayas probado antes.

Los arándanos hacen que la cheesecake sea más sabrosa. Puedes cambiar los arándanos por otras frutas, como las frambuesas, fresas, moras… Igualmente tu tarta estará deliciosa.


Es una tarta perfecta para todas las ocasiones; en invierno acompáñala de nata montada, chocolate desecho… en verano puedes añadir una bola de helado de nata, leche merengada, mango, vainilla… Y espolvorea algo de canela por encima.




Cómo hacer una Crujiente Cheesecake vasca de arándanos


Ingredientes necesarios para 8 porciones grandes:


  • 1 hoja de hojaldre cuadrada fresca o congelada (déjala descongelar previamente)

  • 350gr de queso crema philadelphia o la marca que más te guste.

  • 3 huevos L o 4 huevos M

  • 100gr de harina de trigo

  • 100gr de azúcar blanco

  • 5gr de levadura química

  • 150gr de arándanos frescos

  • Ralladura de 1 limón

  • 1 pizca de sal

  • Un poco de esencia de vainilla, al gusto



Vamos paso a paso:


Primero vamos a empezar a preparar la mezcla del relleno de la tarta.

1. Añadimos a un bol los huevos y el azúcar y batimos. No hace falta que monten al punto de nieve, bate los huevos hasta que empiece a crearse una textura espumosa y cremosa.


2. Una vez tengas mezclado el azúcar y los huevos, añade los demás ingredientes: el queso, la harina, la ralladura de limón, la esencia de vainilla, la levadura y la pizca de sal. Y mézclalo todo hasta crear una masa cremosa y homogénea.


3. Prepara el molde. En este caso he escogido un molde de 25cm de diámetro, desmoldable fácil. Yo lo preparo añadiendo en la base papel de hornear y untándolo todo con mantequilla abundante, tanto la base como los laterales del molde. Espolvorea homogéneamente harina por todo el molde y luego tira los restos.


4. Una vez tengas el molde preparado añade la masa de hojaldre fresca o descongelada. Al ser cuadrada te quedarán puntas y los bordes bastante sobrantes ¡No importa! Esto es lo que queremos.




5. Añade la masa cremosa de la tarta encima del hojaldre crudo (no lo cocinamos antes), espolvorea los arándanos por encima de la tarta y luego con los bordes sobrantes del hojaldre ve colocándolos para abajo envolviendo un poco la masa de la tarta.


6. Precaliente el horno durante 10 minutos a 200ºC


7. Y ahora toca hornear, baja la temperatura del horno a 170ºC y hornea durante 45 minutos. Recuerda que no todos los hornos son iguales, sobre el minuto 35 comprueba si tu tarta ya está hecha. Pínchala con un palo y si sale limpia está lista.



Está tan deliciosa que no podrás esperar a que se enfríe, querrás empezar a comerla. Nosotros la dejamos reposar 30 minutos y aun caliente añadimos una bola de helado encima y a disfrutar.

La puedes acompañar de muchas formas o simplemente disfrutando así tal cual, porque es deliciosa y cremosa.



Espero que tu tarta este riquísima, seguro que la disfrutas mucho, cuéntame que tal te ha salido. ¡Suscríbete en el blog para recibir recetas exclusivas y gratuitas a tu email!


Puedes seguir leyendo muchas más recetas dulces y saladas en el blog. ¡No te las pierdas!


¡Un abrazo y hasta la próxima!

¡Suscríbete al blog para recibir

artículos y recetas gratuitas!